miércoles, 15 de mayo de 2013

SALAMANCA

El pasado fin de semana he tenido el placer de visitar una de nuestras grandes ciudades culturales: Salamanca.
Hacía al menos unos veinte años que había estado allí, y, por supuesto, con veinte años menos no reparaba tanto en el aspecto cultural como en conocer los lugares de moda frecuentados por los jóvenes. Quizá por este motivo, he disfrutado tanto con este viaje, conociendo la riqueza cultural de esta bonita ciudad.

Llegamos el viernes a la hora de la comida, así que eso fue lo primero que hicimos: comer, y tengo que decir que ¡no pudo ser mejor!, ya que ¡estaba todo exquisito!; y encima tuvimos el placer de degustarlo mientras disfrutábamos de la agradable vista de la Plaza Mayor.

Después de descansar un rato, salimos a dar un paseo dispuestos a conocer las maravillas de esta ciudad, y nos encontramos con un parque donde las zonas de sombra estaban presididas por unas preciosas glicinas (Wisteria sinensis) que desprendían un aroma tan agradable que no apetecía irse.





Y dejando el parque, nos topamos con un pequeño hotel que nos llamó la atención por su bonita entrada, con un encanto especial.




Y también con una singular fachada de una vivienda, de revocado y con unos dibujos que parecían hechos con carga lisa sobre el mismo revoque.




Al final fuimos a parar al Huerto de Calixto y Melibea, donde nos encontramos con el Pozo de los Deseos, cubierto de candados con los nombres y fechas de decenas de parejas.




Y desde allí pudimos contemplar el famoso Puente Romano.




Ya de vuelta, visitamos la Plaza Anaya y el Palacio del mismo nombre, que hoy es la Facultad de Filosofía y Letras.




Después de cenar, y antes de irnos descansar para continuar al día siguiente, decidimos tomar unas fotos nocturnas de La Clerecía y La Casa De Las Conchas, y también de La Plaza Mayor. ¡Unas imágenes inolvidables!





Y al día siguiente, tendríamos una visita guiada para conocer de primera mano los edificios más emblemáticos, y algunas curiosidades sobre los mismos.
Así vimos La Clerecía –esta vez de día- con sus torres.




La Casa de Las Conchas, que hoy es la Biblioteca. En cuyo patio interior se puede ver como en una de las balaustradas superiores el dibujo cambia de dirección, y es que –según el guía- esto es una característica del arte árabe para indicar que sólo Alá es perfecto.




La famosa “Rana” de la fachada de La Universidad, de la que se dice que el estudiante que la encuentre cuando llega a la Universidad, aprobará.




El arco salmantino de cinco centros, sólo presente en las construcciones de esta ciudad.




Y las Torres de las dos Catedrales - la Nueva y la Vieja- que se levantan juntas hacia el cielo de Salamanca. La Nueva, gótica, renacentista y barroca, y la Vieja, románica.


 

Y a la tarde, y ya por nuestra cuenta, subimos al “IERONIMUS”, que es como se llama el espacio formado por las Dos Torres de la Catedral, desde cuyas terrazas se pueden ver unas panorámicas ¡espectaculares! de la ciudad.




Como ya he dicho al principio, ¡he disfrutado muchísimo de este viaje!, del que me llevo un muy buen recuerdo en todos los sentidos, tanto por el conocimiento cultural, como por la amabilidad de la gente salmantina, sin olvidar el grupo (de la empresa Alcoa) con el que viajamos desde Avilés y que estaba formado por gente encantadora que han hecho estos tres días muy amenos y especiales para nosotros, y el conductor del autobús: Luis (de la empresa Cabo Peñas) que nos ha amenizado el viaje con sus chistes y comentarios, y hasta con una canción de nuestra tierrina. ¡¡GRACIAS A TOD@S!!

4 comentarios:

rosa dijo...

Preciosas fotos y preciosa Salamanca ese parque me recuerda a la alameda de Cadiz , me alegro que lo hayas pasado tan bien .
Besos !!

ARLE dijo...

Gracias Rosa. No he estado en Cádiz... es una de mis ciudades pendientes... pero espero no tardar en poder visitarla.

¡Un abrazo!

Decora Adora dijo...

Arle Linda ciudad Salamanca , yo estuve allí hace poco y quede maravillada de la belleza arquitectónica…. me algo mucho que lo hayas disfrutado

Gabinete de Logopedia dijo...

Me encanta vuestro blog
Saludos